Publicado el

La piedra seca: historia y uso en la arquitectura tradicional y moderna”.

La piedra seca es una técnica de construcción que se utiliza desde hace miles de años y que consiste en la colocación de piedras sin utilizar mortero para unirlas. Esta técnica es muy común en la arquitectura rural de muchas regiones del mundo, especialmente en zonas montañosas y áridas.

La piedra seca se ha utilizado en la construcción de diferentes tipos de edificios, desde pequeñas cabañas hasta grandes fortalezas. En la arquitectura tradicional, esta técnica se utilizaba para la construcción de muros de contención, casas, corrales para animales, puentes, cisternas y otros tipos de construcciones.

En algunos lugares del mundo, la piedra seca sigue siendo una técnica de construcción muy utilizada. Por ejemplo, en algunas zonas rurales de España, Italia, Francia, Grecia y Turquía, se pueden encontrar construcciones de piedra seca que datan de varios siglos atrás. Estas construcciones son un ejemplo de la habilidad y la creatividad de las personas que las construyeron.

La piedra seca también ha sido utilizada en la arquitectura moderna, especialmente en la construcción de muros de contención y terrazas en áreas urbanas y suburbanas. Esta técnica se utiliza porque es una alternativa más económica y ecológica a otros materiales de construcción.

La piedra seca tiene algunas ventajas sobre otros materiales de construcción. Por ejemplo, es un material natural, duradero y resistente.

La historia de la piedra seca en América Latina es muy rica y se remonta a la época precolombina. En muchas regiones de América Latina, la piedra seca ha sido una técnica de construcción utilizada desde hace siglos, especialmente en zonas rurales.

Los incas, por ejemplo, utilizaron la piedra seca en la construcción de sus famosos muros y edificios, como el complejo arqueológico de Machu Picchu en Perú. Los muros de piedra seca que se encuentran en Machu Picchu son un ejemplo impresionante de la habilidad y la ingeniería de los antiguos incas.

En México, la técnica de la piedra seca se realizó en la construcción de las pirámides de Teotihuacán, las cuales fueron construidas hace más de mil años. Los muros de piedra seca de las pirámides son muy resistentes y han resistido el paso del tiempo.

En otras partes de América Latina, la piedra seca se ha utilizado en la construcción de casas, iglesias, fortificaciones, corrales y otros tipos de edificaciones. En algunos casos, estas construcciones han sido declaradas patrimonio cultural y son consideradas importantes ejemplos de la arquitectura tradicional de la región.

En la actualidad, la piedra seca sigue siendo una técnica de construcción utilizada en muchas partes de América Latina. La de muros de piedra seca sigue siendo una forma económica y eficaz de crear muros de contención, terrazas y otros tipos de estructuras en áreas rurales y construcciones urbanas. Además, la piedra seca se ha convertido en un atractivo turístico en muchas regiones de América Latina, especialmente en lugares donde se han conservado las antiguas construcciones de piedra seca.

Rescatar la técnica constructiva de la piedra seca puede ser rentable y mejorar tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista cultural y ambiental.

Desde el punto de vista económico, la técnica de la piedra seca puede ser una alternativa rentable a otros materiales de construcción en áreas rurales y urbanas. La piedra seca es un material natural y local, lo que significa que no es necesario importarlo desde otras regiones o países. Además, la construcción de muros de piedra seca puede ser más económica que otros métodos de construcción, ya que no requiere el uso de mortero u otros materiales adicionales.

Desde el punto de vista cultural, rescatar la técnica constructiva de la piedra seca puede ayudar a preservar y promover la rica historia y patrimonio cultural de muchas regiones de América Latina y otros lugares donde esta técnica ha sido utilizada. La construcción de edificios y muros de piedra seca también puede ser una forma de fomentar la identidad cultural de las comunidades locales y de transmitir conocimientos y habilidades tradicionales a las nuevas generaciones.

Desde el punto de vista ambiental, la piedra seca es un material sostenible y respetuoso con el medio ambiente, ya que no emite gases de efecto invernadero ni requiere de grandes cantidades de energía para su producción. Además, la construcción de muros de piedra seca puede ayudar a controlar la erosión del suelo y proteger los ecosistemas locales.

En resumen, rescatar la técnica constructiva de la piedra seca puede ser rentable y mejorar en muchos aspectos, incluyendo lo económico, cultural y ambiental.

Publicado el

Historia del suelo-cemento como material de construcción.

Los bloques de tierra comprimida, BTC, o ladrillos de suelo cemento son bloques constructivos fabricados a base de una mezcla homogénea de tierra, arena y arcilla, pudiendo contener también cemento, polímeros acrílicos o cal aérea o hidráulica como estabilizantes. Tras preparar la mezcla adecuada se moldea y comprime en una prensa mecánica.

En realidad, es una evolución hibrida de técnicas ancestrales como el tapial o el adobe, pero ¿cómo se llegó a ese desarrollo tecnológico?

Para 1930, se tiene registro de lo que fue la construcción en suelo cemento en los Estados Unidos. El suelo cemento es una mezcla de suelo o tierra pulverizada con cemento portland y agua. Esta técnica, muy difundida en los Estados Unidos, en sus comienzos fue utilizada para hacer carreteras, calles y pavimentos de aeropuertos. (Portland Cement Association, 1995) La técnica tuvo tanto éxito, que la asociación de cemento portland difundió una publicación hecha específicamente para explicar la técnica y sus usos. Esta publicación, titulada Soil Cement Construction Handbook, contiene registros de pavimentos y carreteras en suelo cemento construidos desde 1933.

Cuando los procesos socioeconómicos y políticos desencadenados por la revolución industrial y las dos guerras mundiales ocasionaron el fenómeno de la migración del campo a las ciudades y aceleraron dramáticamente la velocidad de concentración poblacional en América Latina. En la mayoría de las zonas de la ciudad a donde llegaban los migrantes las condiciones de vida eran precarias. Las condiciones dramáticas en salubridad y calidad de vida de este grupo de la población, junto con una brecha de riqueza cada vez más visible, amenazaban la estabilidad social y política.

En una búsqueda por atacar el problema habitacional, la Organización de Estados Americanos (OEA), quien diagnosticó el problema, da origen al Centro Interamericano de Vivienda y Planeamiento (CINVA). En este contexto, la OEA estaba comprometida con fortalecer la relación de los países americanos en la época de la postguerra.

La creación del Cinva se fijó con los acuerdos firmados en junio de 1951 entre el gobierno colombiano y la OEA, con sede en Bogotá.  Más adelante, en septiembre del mismo año, se firmó el convenio el Instituto de Crédito Territorial ICT y la Universidad Nacional, convirtiéndolos en anfitriones y promotores del Cinva. Inspirado en las políticas New Deal, también llamadas políticas del buen vecino buscaban a través de estos acuerdos mantener la unidad en el continente por medio de aportes que aseguraran la fidelidad y las relaciones de los Estados Unidos con los demás países, a raíz de la crisis originada por la segunda guerra mundial. Esta política interamericana había nacido antes de la segunda guerra mundial, en pro de intereses estratégicos de los Estados Unidos, buscando garantizar las relaciones ante la amenaza que suponían los nazis, los japoneses y el avance del mercado internacional

El centro se desempeñaba como una institución de entrenamiento a nivel de posgrado, dedicada específicamente a contribuir en los temas de vivienda y planeamiento, con actividades como el adiestramiento en técnicas de construcción, investigación, desarrollo de publicaciones, su difusión, y consultoría enfocados a mejorar los niveles de vida a través de la educación técnica. El Cinva llevó a cabo programas de construcción y cooperación mutua, en donde un grupo de personas que serían vecinos construían juntos todas las casas del barrio que más tarde ocuparían.

Entre los cursos más reconocidos del Cinva se encontraban el Curso Regular de Adiestramiento en Vivienda y el Curso Superior de Vivienda dictados por primera en 1961 ,ambos con duraciones cercanas a un año, buscando que el calendario considera con el mismo de la Universidad Nacional. Los cursos combinaban clases, seminarios y trabajo en campo.

Estos últimos alrededor de la investigación y desarrollo de técnicas constructivas y materiales de construcción, los cuales se realizaban en proyectos de vivienda que se estuvieran llevando a cabo en la ciudad de Bogotá. Para el primer curso dictado por el Cinva, en 1952, la salida de campo consistió en acompañar y estudiar el proyecto de construcción de viviendas populares del Barrio Quiroga que el ICT estaba llevando a cabo. Todas las recomendación y conclusiones que resultaban de estos cursos se dirigían al ICT con el propósito de fortalecer sus labores. (Rivera Paez, El Cinva: Un Modelo de Cooperacion Tecnica 1951-1972, 2002)

En 1961 nació el proyecto Ciudad Techo. Ciudad Techo, también llamada “Ciudad Kennedy” en la ciudad de Bogotá que consistió en la construcción de 10.000 viviendas mediante la acción comunal, en un terreno de 405 hectáreas, para albergar 80.000 personas. Ciudad Kennedy fue un proyecto del ICT y el gobierno del entonces presidente Kennedy de los Estados Unidos, y se constituía de supermanzanas que tenían centros comerciales, iglesias, mercados, estaciones de policías y centros de salud. A pesar de que el Cinva no hizo parte del proyecto, fue llevado a cabo con el modelo de gestión comunal de la institución, pues la ingeniería social en la que se basó el desarrollo del proyecto y su ejecución había sido desarrollada por el Cinva en sus investigaciones y proyectos. Llegó a conocerse a Ciudad Kennedy como el mayor proyecto habitacional de ayuda mutua a nivel mundial

También en los años 30, el arquitecto Alfred Kastner desarrollaba conjuntos de viviendas de bajo costo en suelo cemento. El arquitecto, comprometido con el desarrollo de metodologías constructivas para viviendas de calidad y de bajo costo, llevo a cabo proyectos y prototipos publicados en revistas como Architectural Forum y Architectural Record. Entre los proyectos investigativos estaba la construcción de un conjunto de viviendas en escoria. En 1941, Alfred Kastner fue contactado por el arquitecto colombiano Hernando Vargas Rubiano. Vargas Rubiano, interesado en las técnicas de suelo cemento que desarrolló Kastner para construcción de viviendas, viajó hasta Washington para conocerlas de cerca. (Vargas Caicedo, 2007)

La técnica de Kastner consistía en instalar moldes de madera del tamaño de los muros de las viviendas, en donde se vaciaba la mezcla y luego se apisonaba con pisones neumáticos., Vargas Rubiano realizó estudios granulométricos y de resistencias mecánicas del material en los laboratorios de la Universidad Nacional, cuando regresó a Colombia. Con ayuda del ICT, utilizó la técnica aprendida en la construcción de un grupo de viviendas, todas en el área de Bogotá y otras en Cundinamarca y Santander.

En 1950, las Naciones Unidas publicaron un documento donde presentaban la tierra estabilizada como una gran innovación para la solución de problemas de vivienda en todo el mundo. Este documento se titulaba “Manual sobre construcción de vivienda con tierra estabilizada” con autoría de Robert Fitzmaurice.

Desde 1955, hasta 1956, Vargas Rubiano asiste como presidente de la Asociación Colombiana de Arquitectos SCA a la junta directiva del Cinva. Con su llegada al Cinva, lleva consigo el conocimiento del suelo cemento y lo promovió en la institución, la cual continúa con las investigaciones del material. El Cinva estudió y desarrolló técnicas tradicionales de construcción utilizando tierra estabilizada. Además, realizó estudios de los distintos materiales agentes estabilizantes, Y se estudiaron múltiples aplicaciones: Muros, pisos, cubiertas, hornos, estufas, A raíz de esto se creó la Cinva-Ram, difundida por el mundo (Rivera Paez, 2002)

Una vez que la tierra estabilizada o el suelo cemento fue adoptado por el CINVA como material de construcción, el ingeniero Raúl Ramírez junto con Cesar Garcés Vernaza, entonces director del Cinva, se encontraron en el desarrollo de sus investigaciones con máquinas prensadoras con las cuales hacían bloques de suelo cemento.

Es entonces cuando se encargó el proyecto 504.2, titulado “Máquina portátil para la producción de bloques de tierra estabilizada”, al ingeniero Raúl Ramírez.

Para el centro consistía una labor importante proveer a los campesinos de mecanismos económicos de construcción, y encargó al Ingeniero Raúl Ramírez la creación de una máquina para comprimir la tierra y que diera como resultado bloques del material. El aparato debía ser sencillo de usar y accesible en términos económicos para los campesinos, para ser vendido por institutos de vivienda a la población del campo. Esta máquina no había sido diseñada para producir bloques de manera industrializada, sino para ser utilizada por familias campesinas de bajos recursos, que no tuvieran acceso a otras técnicas. (Centro Interamericano de Vivienda y Planeamiento, 1957)

Como resultado del proyecto 504.2, el ingeniero Raúl Ramírez desarrolló la maquina CinvaRam. La máquina fabricaba bloques para hacer muros y baldosines para pisos. En esta se vertía la mezcla de suelo cemento y se sometía a grandes presiones, adquiriendo propiedades de resistencia a compresión y al desgaste. El agente estabilizador, en este caso el cemento, aumentaba estas propiedades. (Centro Interamericano de Vivienda y Planeamiento, 1957)

La Cinva-Ram es una máquina liviana, de 90 kg, fácil de transportar, de bajo costo, y de operación manual y sencilla. El aparato está compuesto por cuatro partes, el primero es una caja metálica con cuatro patas, que sirve como molde para los bloques o baldosines. El segundo elemento es el pistón, el cual está formado por un cilindro que remata en una platina, la cual funciona como embolo de compresión. Esta platina transmite sus esfuerzos a una placa de madera, la cual estampaba los bloques. Esta placa de madera podía retirarse si se deseaba. El tercer elemento es la palanca, la cual permite mover el pistón y ejercer presión al material hasta convertirlo en un bloque sólido y compacto. Finalmente, el cuarto elemento corresponde a la tapa del molde, un rectángulo metálico, la cual puede deslizarse para salir.

Para utilizar la máquina, esta debe fijarse en un tablón de madera de 2 metros de largo y 30 cm de ancho. El modo de operar era sencillo. Se debía colocar la palanca en posición de descanso y posteriormente verter la mezcla en el molde metálico. Se desliza la tapa metálica, que también enrazara el material. Se levanta la palanca y se baja hacia el lado contrario para comprimir el bloque, hasta que esta quede horizontal. Se devuelve la palanca hasta la posición de descanso, se abre la caja deslizando la tapa y se termina de bajar la palanca de la posición de descanso hasta una posición horizontal. Este movimiento hará que la placa sobra la que descansa el bloque se eleve sacándolo del molde, donde podrá ser retirado y puesto a secar.

La Cinva-Ram es una máquina desarrollada en Colombia que revolucionado la industria de la construcción y evolucionado de manera constante dando como resultado diferente maquinas muchas de ellas adaptadas con sistema hidráulico, neumático, pero con el mismo principio de compresión de material dentro de un molde metálico que produce piezas simétricas.

Los moldes de los ladrillos de suelo cemento al igual que las maquinas han evolucionado en diferentes formas y modelos, desde macizos para utilizar en mampostería confinada o con orificios encastrables para su uso en la mampostería estructural. Pero ese será un tema para nuestra próxima publicación.

Fuente:

Introducción, desarrollo y diseminación de la construcción en suelo cemento para vivienda en Colombia.  (Dania Juliana Posso Hernández 2019)

Referencia externa

Publicado el

Principales técnicas de construcción con tierra

La construcción con tierra está muy ligada a la construcción tradicional. Las técnicas de construcción posibilitadas con este material son múltiples. A continuación, se nombran y describen las más extendidas:

Casa de tapia Pisada

•             Tapia o tapial: (Jové, 2017) es una técnica basada en la compactación de la tierra húmeda por tongadas mediante su apisonado in situ. Se utiliza un encofrado desmontable de madera compuesto por dos frentes y dos tableros laterales (costeros). Su proceso de construcción incluye tres fases: montaje del cajón o encofrado, relleno de tierra y compactación y desmontaje o desencofrado.

Casa de adobe

•             Adobe: (Jové, 2017) es un ladrillo hecho con masa de tierra rica en arcilla (20% de arcilla y un 80% de arena y agua) sin cocción. Se fabrica en moldes, se deja secar al sol y al aire. Para que no se agriete al secar se añade paja, que sirve como armadura.

Casa de campo Villa de Leyva, Boyaca, Colombia | Tierratec

•             BTC. Bloques de tierra comprimida: (Jové, 2017) son bloques usados en obras de fábrica, obtenidos como resultado de aplicar presión a la tierra en el interior de un molde que mejora las propiedades mecánicas. Suelen emplearse estabilizados con cal, cemento o yeso. Su fabricación puede ser a nivel industrial, es un producto homogéneo y certificado.

•             Cob: (Hunter, Kiffmeyer, 2014) término inglés que designa un estilo de construcción con tierra que se compone de arcilla, arena y grandes cantidades de paja. Esta técnica en España no se utiliza, es más típica de los países del norte de Europa como Reino Unido ya que es útil en climas húmedos donde el secado de los adobes es más complicado que en los climas secos.

  • Súperadobe: es una forma de construcción con sacos de tierra desarrollada por el arquitecto iraní Nader Khalili .  La técnica utiliza tubos de tela largos en capas o bolsas llenas de adobe para formar una estructura de compresión.  Las estructuras resultantes en forma de colmena emplean arcos en voladizo, cúpulas en voladizo y bóvedas para crear sólidas conchas de curva simple y doble. Ha recibido un interés creciente durante las últimas dos décadas en los movimientos de construcción natural y sostenibilidad.
  •  

Estas son las técnicas de construcción con tierra más extendidas, como se puede observar funcionan a nivel global, sin estar sujetas a un lugar o clima determinado y con cualquier programa funcional del edificio, por lo que es posible la realización de cualquier tipo de edificio, de carácter público o privado, sin importar la ubicación utilizando como material de construcción la tierra.

Publicado el

¿Qué es la arquitectura vernácula?

La arquitectura vernácula se puede definir como una tipología de carácter local o regional, en la que se utilizan materiales y recursos del entorno donde se inserta la edificación. Son, por tanto, arquitecturas directamente relacionadas con el contexto, influidas y atentas a las condiciones geográficas y aspectos culturales específicos de su inserción y, por ello, se presentan de manera única en distintas partes del mundo, siendo consideradas, incluso, un dispositivo para la afirmación de identidades.

Ante tales singularidades, la definición de arquitectura vernácula puede volverse igualmente dudosa. Motivado por este impasse, Paul Oliver en su libro Construido para satisfacer las necesidades: cuestiones culturales en la arquitectura vernácula (2006), resultado de un proyecto titulado Enciclopedia de la arquitectura vernácula del mundo, planteó la necesidad de una definición más refinada del término. Su investigación resultó en una categorización establecida como una arquitectura que comprende las viviendas y otras construcciones de los pueblos, relacionadas con sus contextos ambientales y los recursos disponibles, construidas consuetudinariamente por su propietario o por la comunidad, utilizando tecnologías tradicionales. Son formas construidas para satisfacer necesidades específicas, para acomodar valores, economías y formas de vida de las culturas que las producen.

Construcción con sistema Lak a uta

Siguiendo esta definición, Rubenilson Brazão Teixeira (2017) sintetiza dos características principales relacionadas con la arquitectura vernácula: la tradición y la contextualización. Afirma que toda arquitectura vernácula es tradicional en el sentido de que surge de un pueblo determinado y se desarrolla como resultado de un largo proceso temporal, siempre a partir de formas familiares, consagradas por generaciones anteriores. Junto a esto, también existe en la arquitectura vernácula, y como se mencionó anteriormente, el respeto por las condiciones locales, destacando su gran sensibilidad al contexto geográfico en el que se inserta, incluyendo el clima, la vegetación y la topografía.

Debido principalmente a este último punto, la arquitectura vernácula ha sido discutida y revisada en muchas prácticas arquitectónicas contemporáneas, asumiendo un papel importante en la sociedad actual, ya que las características bioclimáticas de estos edificios son ejemplos de sostenibilidad arquitectónica. En este sentido, se están estudiando y reproduciendo comportamientos arquitectónicos antiguos en proyectos que pretenden, por ejemplo, reducir el consumo de energía con estrategias de confort termoacústico pasivo, emitiendo la menor cantidad de CO2 posible al entorno.

En Colombia, unos de los principales investigadores de la arquitectura vernácula son el arquitecto Darío Ernesto Angulo Jaramillo y la arquitecta lucia Garzón, quien en la actualidad trazan la historia de la arquitectura Colombiana, rescatando y desarrollando técnicas  como el adobe, el bareque, la tapia pisada, bloques de tierra comprimida, entre otros. Estructuras que, a pesar de aparecer casi instintivamente, han ido mejorando sus técnicas con el tiempo, asumiendo hoy también un alto grado de sofisticación.

Además de la cuestión sostenible, la arquitectura vernácula arroja luz sobre otro aspecto fundamental a explorar hoy. Al representar la identidad cultural de un determinado pueblo, se convierte en una herramienta para fortalecer el vínculo entre la población y su ubicación geográfica, fomentando el sentimiento de pertenencia al espacio habitado. Eslabón tan importante para la actualidad, cuando parece existir una tendencia a la fragmentación del individuo condicionada por las continuas transformaciones de los sistemas culturales.

En análisis de las entrevistas realizadas por diferentes medios a los arquitectos Darío Ernesto Angulo y lucia Garzón. Se puede concluir que el uso de materiales locales, baratos y de fácil acceso aporta un acercamiento a la identidad arquitectónica que, a su vez, aporta inclusión, identificación y compromiso comunitario y nos ayuda a definir la arquitectura vernácula como una arquitectura que respeta y se adapta a las limitaciones físicas y tecnológicas de su contexto, planteadas como el resultado genuino de su lugar, su gente y su historia.