Publicado el

“Construyendo el futuro con tierra: La importancia del concreto de tierra en la arquitectura moderna”

La técnica constructiva de tierra vertida o concreto de tierra es una técnica moderna de construcción que utiliza una mezcla de tierra, agua y un estabilizante como el cemento o la cal para crear estructuras sólidas y duraderas. Esta técnica ha ganado popularidad en la arquitectura moderna debido a su bajo costo, su resistencia y su sostenibilidad.

La tierra vertida o concreto de tierra se compone de tres componentes principales: tierra, agua y estabilizante.

La tierra utilizada en el concreto de tierra debe ser de buena calidad y libre de impurezas. Las tierras adecuadas para el concreto de tierra incluyen arcillas, limos, arenas finas y gruesas y principalmente gravas, Es importante asegurarse de que la tierra utilizada tenga la cantidad adecuada de humedad para que la mezcla sea fácil de trabajar.

El agua es otro componente esencial del concreto de tierra. El agua ayuda a que los materiales se mezclen y se compacten correctamente. Es importante utilizar la cantidad adecuada de agua para que la mezcla no se vuelva demasiado líquida o demasiado seca.

El estabilizante cemento y/o cal es el tercer componente del concreto de tierra. Actúan como aglutinante que ayuda a que la mezcla se endurezca y se convierta en una estructura sólida y resistente. Es importante utilizar la cantidad adecuada de cemento para asegurar que la mezcla se endurezca correctamente.

Las proporciones de los componentes del concreto de tierra varían dependiendo de la granulometría de  la mezcla y de la finalidad de la estructura. En general, se utiliza una proporción de 5 a 10% de cemento, 20 a 30% de agua y 60 a 75% de tierra (arcillas Arenas Gravas) . Sin embargo, las proporciones pueden ajustarse para obtener la consistencia y resistencia deseadas.

La técnica constructiva de tierra vertida o concreto de tierra es importante en la arquitectura moderna por varias razones. En primer lugar, es una técnica sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Utiliza materiales locales y renovables y no produce emisiones tóxicas. Además, el concreto de tierra es altamente resistente y duradero, lo que lo convierte en una opción económica y práctica para la construcción de edificios y estructuras.

Otra ventaja del concreto de tierra es su capacidad de regulación térmica y acústica. Debido a las propiedades aislantes de la tierra, el concreto de tierra es capaz de mantener una temperatura interior constante y reducir el ruido exterior. Esto lo convierte en una opción popular para la construcción de viviendas y edificios de uso público.

En conclusión, la técnica constructiva de tierra vertida o concreto de tierra es una técnica moderna y sostenible que utiliza materiales naturales y locales para crear estructuras resistentes y duraderas. La mezcla de tierra, agua y cemento es ajustable según las necesidades del proyecto y se puede utilizar para construir viviendas, edificios de uso público y otras estructuras. La técnica del concreto de tierra es una opción económica y práctica que ofrece ventajas en cuanto a regulación térmica y acústica. Es una técnica que se ha ganado un lugar importante en la arquitectura moderna.

Publicado el

El arquitecto de moda en la Tierra ya imagina la vida en Marte

Lo que de verdad emociona a Bjarke Ingels, uno de los arquitectos más famosos e influyentes en la actualidad, es jugar. Jugar en la acepción más pura de la palabra, como lo hacen los niños, convirtiendo el juego en una aventura, un objeto de invención y un sentido que da dirección a la vida.

Así, con ese espíritu innovador y curioso, afronta sus proyectos: “Por supuesto que hay un tipo de componente infantil en todo esto -aseguraba en una entrevista sobre su trabajo para la web SSense-. Cuando eres un niño no sueñas con llegar a ser un arquitecto, tu sueño es convertirte en astronauta. Pero también me gusta esta idea de que la arquitectura es inventar cómo hacer el planeta más habitable para la vida humana.

No solo tenemos que trepar a un árbol o encontrar una cueva. Podemos construir nuestro propio árbol o nuestra propia cueva. Así es que… ¿a qué tipo de árbol nos gustaría subirnos?”. El nuevo proyecto del estudio de Ingles es una ciudad que se construirá en mitad del desierto simulando estar en Marte. De esta forma unirá ese sueño infantil de viajar al espacio con una profesión, la arquitectura, que define como “el arte y la ciencia de convertir la ficción en realidad”.

Como realidad son ya algunos de los edificios más emblemáticos del urbanismo actual (la sede de Lego en Dinamarca, o la futura de Google en California), salidos de la imaginación de este danés considerado por muchos el genio arquitectónico del siglo XXI. Su filosofía siempre a la vanguardia, está expuestas en la web de BIG (Bjarne Ingels Group), el estudio al que da nombre: “Históricamente, la arquitectura ha sido dominada por dos extremos opuestos: una vanguardia repleta de ideas alocadas, lo que ha originado desde filosofía a misticismo, y los bien organizados consultores corporativos que edifican cajas de alta calidad predecibles y aburridas.

La arquitectura parece atrincherada: ingenuamente utópica o petrificantemente pragmática. Nosotros creemos que hay una tercera vía entre estos opuestos diametrales: una arquitectura pragmático-utópica que crea lugares perfectos social, económica y medioambientalmente como un objetivo práctico.

En BIG estan dedicados a invertir en la coincidencia entre lo radical y la realidad. En todas sus acciones intentan mover el foco de los pequeños detalles a la gran (BIG) imagen.” Esa gran imagen saldrá, según la revista Rolling Stone, de la cabeza de Ingels, a quien calificó como “el hombre que construye el futuro”.

Parte de ese porvenir pasa por la expansión de nuestra especie a otros planetas y, en concreto, a Marte, una posibilidad que cada vez parece más cercana. ¿Y cómo serán nuestras primeras ciudades allí? La respuesta del danés aparece alejada de los mamotretos metálicos que hemos visto en las películas de ciencia ficción: “Por supuesto, la gente no quiere vivir en una lata de conservas, asegura. Así que si vamos a ir a Marte debemos tratar de crear un ambiente que podamos disfrutar.

Queremos tener acceso a plantas, a parques, a la luz del sol, a un aire respirable, a un rango de temperaturas aceptable”. Mars Science City, la ciudad que ha proyectado para ser construida en los Emiratos Árabes Unidos, responde a esta inquietud: se trata de varias cúpulas de plástico inflable y ultraligero, que cubrirán edificaciones levantadas sobre el suelo y construcciones subterráneas.

Bjarke Ingels

La idea de Ingels es que, a nuestra llegada a Marte, en lugar de trasladar materiales -lo que resultaría muy costoso- seamos capaces de aprovechar los que ya existen en el planeta para construir a través impresión 3D y ayudados por la robótica. Mars Science City, que cuenta con una financiación inicial de 150 millones de dólares por parte de los Emiratos, es una propuesta original y arriesgada. La única vía posible si, como asegura Ingels, nos atrevemos a innovar de verdad: “No estamos recreando algo que siempre ha estado allí. Estamos dando forma a un futuro que nunca ha existido”.

Entrevista y edición:  Pedro García Campos | Mikel Aguirrezabalaga Texto: José L. Álvarez Cedena

Publicado el

François Cointeraux, El padre de la arquitectura de tierra moderna

Considerado el padre de la arquitectura de tierra moderna

François Cointeraux (1740–1830) fue un arquitecto francés. considerado el padre de la arquitectura de tierra moderna. Después de su “descubrimiento” de “pisé de terre”, la arquitectura de tierra apisonada de la campaña rural francés, fue galardonada con una medalla de oro en una competición organizada por la “Academy of Picardy” con un proyecto que utilizaba la tierra apisonada para la construcción de bajo coste y como un método a prueba de fuego.

Nacido en Lyon , es sobrino de un maestro albañil, con quien aprende dibujo, arquitectura y perspectiva. Comienza a trabajar en su ciudad natal y en Grenoble como empresario de la construcción y agrimensor por Lyon hasta 1786, cuando ingresa a examen en la Academia de Amiens , es recibido en 1787, y se traslada a París al año siguiente. Allí establece varias escuelas de arquitectura rural. Su trabajo en ese momento se orientó principalmente a la construcción de edificios de tierra apisonada incombustible construidos con fines agrícolas. En 1789, es distinguido por la Real Sociedad de Agricultura de París. En el año III del calendario revolucionario, forma parte de la Société desventions et découvertes.

“Según sus propios términos —escribe Jean-Philippe Garric—, François Cointeraux había «movido tanto la llana y el martillo como la pala y el azadón.» Es así uno de los raros teóricos de la arquitectura rural que puede preciarse de pertenecer a la clase obrera y que no aborda el problema desde el punto de vista lejano del gran terrateniente, del agrónomo o del arquitecto, sino del punto de vista cercano al terreno.” Cointeraux nació en Lyon en 1740 y es uno de los pioneros en el estudio y la difusión de los métodos vernáculos de construcción, sobre todo con tierra apisonada. Louis Cellauro y Gilbert Richaud dicen que estudió en el Colegio de la Trinidad, una escuela jesuita donde fue compañero de Jean-Baptiste Rondelet, aprendiz de Jacques-Germain Soufflot y quien terminó el Panteón a la muerte de éste. Cointeraux trabajaba como constructor en Lyon cuando Soufflot hacía ahí el Hôtel-Dieu.

La carrera de Cointeraux cambió de rumbo cuando, según escribe Hubert Guillaud, en 1784 gana un concurso convocado por la Academia de Amiens para encontrar “los medios más simples y menos dispendiosos para prevenir y evitar los incendios en los campos.” Pero Garric argumenta que otro muy importante legado de Cointeraux no se relaciona tanto con la construcción sino con la edición o, más bien, que éste inaugura una nueva relación entre el libro y la arquitectura: “Cointeraux es uno de los ejemplos del surgimiento de una nueva relación entre la arquitectura y la imprenta a partir de 1800.” Garric explica que, a partir de una serie de manuales teóricos y prácticos de su Escuela Rural de Arquitectura, Cointeraux propone publicaciones que pueden y deben “verse como una dimensión que pertenece por entero a la arquitectura y un terreno tan propicio como los proyectos y las construcciones para estudiar la disciplina.”

Thomas Jefferson fue el tercer presidente de los Estados Unidos. Nació el 13 de abril de 1743 y murió exactamente 50 años después de la declaración de independencia de ese país, el 4 de julio de 1826, unas horas antes de que también muriera John Adams, segundo presidente de los Estados Unidos. Entre muchas otras cosas, Jefferson fue arquitecto; construyó su famosa casa en Monticello, hizo el proyecto —arquitectónico y académico— de la Universidad de Virginia y siguió muy de cerca el plan que para la ciudad de Washington hizo el arquitecto e ingeniero nacido en París, Pierre Charles L’Enfant.

Entre 1785 y 1789, Jefferson fue embajador de los Estados Unidos ante la corte de Luis XVI. Cellauro y Richaud cuentan cómo durante su estancia en Francia Jefferson se interesó en el trabajo de Cointeraux y lo conoció personalmente. Citan una carta de Cointeraux a Jefferson del 2 de septiembre de 1789 —pocas semanas antes de que éste regresara a Estados Unidos— en la que le dice: “Creo que es mi deber advertirle que el método económico de construir de los romanos del que hemos hecho poco uso en Francia por una fatalidad inaudita, puede ser de gran utilidad en América.” También citan una carta de Jefferson a Washington del 18 de noviembre de 1792: “Thomas Jefferson tiene el honor de informar al Presidente que los papeles de Monsr Cointeraux contienen algunas ideas generales de cómo construir casas de lodo, agrega que posee un método para hacer techos incombustibles, que su proceso para construir es auxiliar a la agricultura, que Francia le debe 66,000 libras, por sus gastos en experimentos y modelos, pero que la ciudad de París no puede pagarle ni 600 decretadas como premio, que tiene 51 años y una familia de siete personas y pide al Congreso los gastos para su pasaje y un taller para trabajar.”

Cointeraux no viajó a América. Murió en 1830 en París. Entre los libros de la biblioteca de Jefferson que vendió al Congreso de los Estados Unidos en 1814 estaban los manuales de la Escuela Rural de Arquitectura de Cointeraux.

Publicado el

Principales técnicas de construcción con tierra

La construcción con tierra está muy ligada a la construcción tradicional. Las técnicas de construcción posibilitadas con este material son múltiples. A continuación, se nombran y describen las más extendidas:

Casa de tapia Pisada

•             Tapia o tapial: (Jové, 2017) es una técnica basada en la compactación de la tierra húmeda por tongadas mediante su apisonado in situ. Se utiliza un encofrado desmontable de madera compuesto por dos frentes y dos tableros laterales (costeros). Su proceso de construcción incluye tres fases: montaje del cajón o encofrado, relleno de tierra y compactación y desmontaje o desencofrado.

Casa de adobe

•             Adobe: (Jové, 2017) es un ladrillo hecho con masa de tierra rica en arcilla (20% de arcilla y un 80% de arena y agua) sin cocción. Se fabrica en moldes, se deja secar al sol y al aire. Para que no se agriete al secar se añade paja, que sirve como armadura.

Casa de campo Villa de Leyva, Boyaca, Colombia | Tierratec

•             BTC. Bloques de tierra comprimida: (Jové, 2017) son bloques usados en obras de fábrica, obtenidos como resultado de aplicar presión a la tierra en el interior de un molde que mejora las propiedades mecánicas. Suelen emplearse estabilizados con cal, cemento o yeso. Su fabricación puede ser a nivel industrial, es un producto homogéneo y certificado.

•             Cob: (Hunter, Kiffmeyer, 2014) término inglés que designa un estilo de construcción con tierra que se compone de arcilla, arena y grandes cantidades de paja. Esta técnica en España no se utiliza, es más típica de los países del norte de Europa como Reino Unido ya que es útil en climas húmedos donde el secado de los adobes es más complicado que en los climas secos.

  • Súperadobe: es una forma de construcción con sacos de tierra desarrollada por el arquitecto iraní Nader Khalili .  La técnica utiliza tubos de tela largos en capas o bolsas llenas de adobe para formar una estructura de compresión.  Las estructuras resultantes en forma de colmena emplean arcos en voladizo, cúpulas en voladizo y bóvedas para crear sólidas conchas de curva simple y doble. Ha recibido un interés creciente durante las últimas dos décadas en los movimientos de construcción natural y sostenibilidad.
  •  

Estas son las técnicas de construcción con tierra más extendidas, como se puede observar funcionan a nivel global, sin estar sujetas a un lugar o clima determinado y con cualquier programa funcional del edificio, por lo que es posible la realización de cualquier tipo de edificio, de carácter público o privado, sin importar la ubicación utilizando como material de construcción la tierra.

Publicado el

¿Qué es la arquitectura vernácula?

La arquitectura vernácula se puede definir como una tipología de carácter local o regional, en la que se utilizan materiales y recursos del entorno donde se inserta la edificación. Son, por tanto, arquitecturas directamente relacionadas con el contexto, influidas y atentas a las condiciones geográficas y aspectos culturales específicos de su inserción y, por ello, se presentan de manera única en distintas partes del mundo, siendo consideradas, incluso, un dispositivo para la afirmación de identidades.

Ante tales singularidades, la definición de arquitectura vernácula puede volverse igualmente dudosa. Motivado por este impasse, Paul Oliver en su libro Construido para satisfacer las necesidades: cuestiones culturales en la arquitectura vernácula (2006), resultado de un proyecto titulado Enciclopedia de la arquitectura vernácula del mundo, planteó la necesidad de una definición más refinada del término. Su investigación resultó en una categorización establecida como una arquitectura que comprende las viviendas y otras construcciones de los pueblos, relacionadas con sus contextos ambientales y los recursos disponibles, construidas consuetudinariamente por su propietario o por la comunidad, utilizando tecnologías tradicionales. Son formas construidas para satisfacer necesidades específicas, para acomodar valores, economías y formas de vida de las culturas que las producen.

Construcción con sistema Lak a uta

Siguiendo esta definición, Rubenilson Brazão Teixeira (2017) sintetiza dos características principales relacionadas con la arquitectura vernácula: la tradición y la contextualización. Afirma que toda arquitectura vernácula es tradicional en el sentido de que surge de un pueblo determinado y se desarrolla como resultado de un largo proceso temporal, siempre a partir de formas familiares, consagradas por generaciones anteriores. Junto a esto, también existe en la arquitectura vernácula, y como se mencionó anteriormente, el respeto por las condiciones locales, destacando su gran sensibilidad al contexto geográfico en el que se inserta, incluyendo el clima, la vegetación y la topografía.

Debido principalmente a este último punto, la arquitectura vernácula ha sido discutida y revisada en muchas prácticas arquitectónicas contemporáneas, asumiendo un papel importante en la sociedad actual, ya que las características bioclimáticas de estos edificios son ejemplos de sostenibilidad arquitectónica. En este sentido, se están estudiando y reproduciendo comportamientos arquitectónicos antiguos en proyectos que pretenden, por ejemplo, reducir el consumo de energía con estrategias de confort termoacústico pasivo, emitiendo la menor cantidad de CO2 posible al entorno.

En Colombia, unos de los principales investigadores de la arquitectura vernácula son el arquitecto Darío Ernesto Angulo Jaramillo y la arquitecta lucia Garzón, quien en la actualidad trazan la historia de la arquitectura Colombiana, rescatando y desarrollando técnicas  como el adobe, el bareque, la tapia pisada, bloques de tierra comprimida, entre otros. Estructuras que, a pesar de aparecer casi instintivamente, han ido mejorando sus técnicas con el tiempo, asumiendo hoy también un alto grado de sofisticación.

Además de la cuestión sostenible, la arquitectura vernácula arroja luz sobre otro aspecto fundamental a explorar hoy. Al representar la identidad cultural de un determinado pueblo, se convierte en una herramienta para fortalecer el vínculo entre la población y su ubicación geográfica, fomentando el sentimiento de pertenencia al espacio habitado. Eslabón tan importante para la actualidad, cuando parece existir una tendencia a la fragmentación del individuo condicionada por las continuas transformaciones de los sistemas culturales.

En análisis de las entrevistas realizadas por diferentes medios a los arquitectos Darío Ernesto Angulo y lucia Garzón. Se puede concluir que el uso de materiales locales, baratos y de fácil acceso aporta un acercamiento a la identidad arquitectónica que, a su vez, aporta inclusión, identificación y compromiso comunitario y nos ayuda a definir la arquitectura vernácula como una arquitectura que respeta y se adapta a las limitaciones físicas y tecnológicas de su contexto, planteadas como el resultado genuino de su lugar, su gente y su historia.

Publicado el

Tapia Pisada, Una Técnica De Construcción Amigable Con El Medio Ambiente

Una de las premisas de la arquitectura sostenible es la utilización de materiales naturales y respetuosos con el medioambiente. Así, algunos materiales que se utilizaban antaño, como el barro, el corcho o la piedra, han ido ganando cada vez más protagonismo en el sector gracias al auge de la sostenibilidad. Lo mismo sucede con determinadas técnicas constructivas. Ejemplo de ello es la tapia pisada, una tradicional técnica de construcción con tierra cuyo origen se remonta al Neolítico.

Esta legendaria técnica constructiva es, por lo tanto, una excelente alternativa de construcción sostenible, pues reduce la huella ambiental, emplea materiales sostenibles, favorece el consumo de proximidad y, al mismo tiempo, ofrece grandes ventajas.

¿Qué es la tapia pisada?

La tapia pisada, o tierra pisada, es un método de construcción que consiste en elaborar muros con tierra arcillosa húmeda, compactada a golpes con un pisón rellenando un encofrado con diferentes capas.

El encofrado suele ser de madera, y en el proceso se van colocando dos maderas paralelas, entre las que se vierte tierra en capas de 10 o 15 cm, y se compacta a golpes con un pisón. Después se mueve el encofrado a otra posición contigua para seguir con el muro.

Es frecuente la incorporación a la tierra de aditivos como paja o crin de caballo, que aportan una mayor estabilidad.

Orígenes

Esta técnica fue utilizada por los romanos en la construcción de sus murallas, caracterizadas por su dureza y estabilidad. Muy similar a la actualidad, la forma romana se basa en la realización de paredes con barro arcilloso húmedo, mezclado con paja y crines (para evitar fisuraciones en la fase de secado), compactado por estratos con instrumentos apropiados (pisones y paletas) dentro de encofrados que se ubican alineados y son de poca altura, y que son desmontables para permitir su desplazamiento.

Hace 2000 años, su uso era muy común en China, algo notorio como evidencia de la Gran Muralla, construida en gran parte con tapial. Otro ejemplo es también la Alhambra de Granada. Y es que la tapia pisada fue también una técnica muy utilizada antiguamente en toda la cuenca del mar Mediterráneo.

Características

Algunas de las ventajas de la construcción con tapial son las siguientes:

  • Excelente comportamiento térmico, gran inercia térmica.
  • Aislamiento acústico.
  • Incombustibilidad frente a un incendio.
  • Es un método muy económico y ecológico, pues gracias a las características propias de la arquitectura bioclimática, aprovecha los recursos disponibles y optimiza al máximo las condiciones climática de su entorno.
  • Impide las condensaciones por su capacidad de transpiración.
  • Favorece el confort y salubridad interior gracias al equilibrio entre humedad y temperatura que se produce entre el interior y el exterior.
  • Su demolición es también ecológica, pues es tierra inocua que podrá volver a ser utilizada.

La construcción con tapial es un ejemplo más de cómo las técnicas tradicionales y artesanales de nuestra historia, en ocasiones, pueden ofrecernos grandes oportunidades en la actualidad, para llevar a cabo una arquitectura menos dañina y más natural, ecológica y pura. Es decir, una arquitectura más sostenible. Porque aprender del pasado es fundamental para evolucionar: revisar los errores y también aprovechar viejas técnicas.